Precios de tatuajes

María Celia Ferreira
María Celia Ferreira

¿Cuál es el precio que debería tener un tatuaje? Preguntas sobre este aspecto que engloba a los tatuajes resultan muy complicadas de responder, debido principalmente a que ninguna persona es capaz de responder precisamente esto, aparte de los artistas de la tinta. De otra manera resultaría casi imposible dar con la respuesta exacta hasta que el tatuaje haya sido culminado. Sin embargo, sí que podemos vislumbrar un poco sobre todos los factores que determinan cuán costoso puede resultar ser un tatuaje en específico. Es por ello que esperamos que este artículo permita darte una idea sobre los diferentes precios que tienen algunos tatuajes con respecto a otros. Comencemos.

¿Qué precios tienen los tatuajes? Factores que intervienen

Existen muchos motivos por los cuales dos tatuajes muy parecidos podrían llegar a presentar costes muy distintos. La mayoría de estos motivos son un poco obvios, pero existen otros más discretos que no todas las personas son capaces de percibirlos, solamente un profesional del tatuaje. Ahora te vamos a detallar en profundidad los factores que intervienen para determinar el precio que puede presentar un tatuaje.

Práctica y notoriedad del artista

Claramente, este es un factor fundamental que determinará el coste que presentará el siguiente tatuaje que te realices. La escala de habilidad del artista tatuador va a variar de maneras impensables entre unos y otros.

Por un lado lo más seguro es que puedan llegar a estafarte y realizarte un tatuaje por 15 o 20 euros dado que la persona a la que acudas no cuenta con tanta experiencia. Sin embargo, también puedes optar por dirigirte a un estudio profesional y buscar al tatuador más experimentado, por ejemplo con 15 años de trabajo, quien probablemente pueda llegar a cobrar unos 100 euros por hora.

Pero debes tener en consideración que no requieres muchos años de experiencia para identificarte como todo un tatuador capacitado al más alto nivel, además de que no siempre es posible conseguirlos. Con esto queremos decir que existen muy buenos artistas con muy pocos años en la industria, mientras que otros cuentan con todo lo contrario, demasiada experiencia pero poco talentosos con la tinta.

Como recomendación, deberías revisar en todo momento los proyectos previos del artista para estar seguro de que los precios van acorde a los diseños, además de verificar la experiencia del mismo.

Reputación del artista

Uno de los factores más obvios que unas líneas más arriba comentábamos. Evidentemente, si los tatuadores presentan una gran popularidad y tienen mucha demanda, van a tener la capacidad de cobrar lo que quieran por sus diseños y su arte. Es por ello que, si asistes a un estudio popular y solicitas un diseño propio de un artista reconocido, deberás preparar el bolsillo para cancelar un precio alto por tu tatuaje, pero con la mejor calidad del mercado.

Divulgación

Incluso si el tatuador no es tan bueno, pero ha llegado a hacerse presente en programas, revistas o eventos populares sobre el tópico, sus precios probablemente sean mucho más elevados debido a la alta demanda que presentan sus diseños. Por tal motivo debes tomar esto en consideración si deseas no solamente tatuarte, sino que tu tatuador sea reconocido.

Técnica

Probablemente no sea un factor tan relevante que afecte a todos aquellos quienes busquen hacerse un tatuarse. Pero ciertos artistas de la tinta de diferentes culturas del globo aún plasman tatuajes sobre la piel empleando técnicas mucho más tradicionales y antiguas, con herramientas y métodos culturales con los que la mayoría de los artistas no presentan experiencia alguna.

Es por esto que, si quieres que tu tatuador se enfoque en lo tradicional, ya que buscas diseños culturales, lo más seguro es que debas realizar un pago mucho más elevado por tener el honor de llevar contigo un diseño de semejante calidad.

Velocidad

Tienes que recordar que todos los artistas realizan sus diseños a velocidades muy diferentes. Algunos de ellos resultan ser sumamente veloces al realizar sus trabajos, mientras que otros si llegan a tardar un poco más. En realidad ninguna velocidad es mejor que otra, pero si el método de pago se basa en el tiempo, lo más seguro es que entonces aquel que tarde más sea el que también te ofrezca un precio más elevado.

Reputación del estudio 

Aquellos tatuadores que trabajan en estudios de gran reputación es más que seguro que van a optar por exigir un precio más elevado por sus diseños. En el momento en que los artistas pasan a trabajar en los estudios, estos tienden a quedarse con una comisión habitualmente elevada justificada para cancelar alquiler de espacios, materiales empleados y otros servicios.

Mientras mayor reputación tenga un estudio de este tipo, mayores van a ser los ingresos que se podrían captar al reclutar artistas que exijan y cobren precios más elevados por sus diseños.

Ubicación del local o estudio

Este apartado se relaciona mucho con el que tocamos anteriormente. Los estudios de tatuajes menos populares en ciudades pequeñas tienden a cobrar mucho menos que aquellos más grandes y que se encuentran en ciudades grandes. El motivo de esto es la base de clientes que manejan, teniendo que cuidar aún más la estructura de precios de los diseños para que esta no disminuya.

Otro motivo por el que los estudios pequeños en zonas alejadas son más económicos es que resulta más complicado encontrar artistas talentosos en comparación a las grandes ciudades.

Dimensiones y detalles del diseño

Si buscas contar con una pieza de gran tamaño que abarque todo tu brazo o tu espalda, pues desde ya te decimos que te costará bastante. Mucho más si lo comparamos con un tatuaje diminuto sobre el tobillo.

Sin embargo, recuerda que no todos aquellos diseños pequeños van a tener un precio menor a los de mayores dimensiones. Un ejemplo de esto sería un tatuaje que ocupe medio brazo y sea sumamente complejo y detallado y valga más que un tatuaje de brazo completo básico y sin sombras.

Es válido destacar también que los tatuajes de color son más costosos que los típicos negros o grises, pero no mucho.